Museo Guggenheim Bilbao

María Denisse is an international student from Nicaragua who studied at the United World College Costa Rica for two years before attending St. Lawrence University. There, she developed her passion for economics, photography, and cultural sharing and understanding. Currently, she is a sophomore student intending to major in International Economics with a focus on Spanish. In the following entry, María Denisse gives her impressions of the breathtaking Guggenheim Museum in Bilbao, visited during the last excursion of the spring semester to the north of Spain.

El museo Guggenheim Bilbao fue inaugurado en 1997, como una estrategia de la alcaldía de la provincia para renovar la atmósfera y vida de la ciudad que estaba en decadencia. Antiguamente Bilbao era una ciudad portuaria e industrializada a gran escala. Sin embargo, a mediados del siglo pasado, sus actividades económicas fueron perdiendo auge, y la ciudad quedó llena de fábricas vacías y un río contaminado. La construcción del museo fue encargada al arquitecto estadounidense Frank Gehry. Dicho arquitecto conocía muy de cerca el modelo de los otros museos de la familia Guggenheim alrededor del mundo y además, supo estudiar la historia de Bilbao y sus rasgos característicos para lograr el diseño de un magnífico edificio de estilo vanguardista, el cual, mezcla la modernidad característica de este tipo de arquitectura, con la actividad clásica portuaria de Bilbao. 

El edificio se localiza justo al lado de la ría por donde antiguamente entraban los barcos a descargar al centro de la ciudad. Su estructura está construida de metal el cual a su vez está recubierto en su totalidad por vidrios con una característica muy especial: su capacidad para reflejar diferentes colores dependiendo de la posición del sol. Por este motivo, el edifico en forma de barco refleja colores en la gama de los azules y los marrones, lo cual, dependiendo del momento del día, causa dos diferentes impresiones en los ojos de los espectadores. Cuando el edificio refleja en tono azules, da la impresión de ser parte de la oleada de la ría que se mueve con calma, mientras que, cuando refleja tonos marrones, claramente se asemeja a un barco de madera subiendo por la ría hacia el centro de Bilbao como lo solían hacer los barcos de antaño. La construcción del edificio tardó cuatro largos años (1993-1997) pero dejó muy satisfechos a todos los citadinos, y, sin lugar a dudas, deja sin aliento a cualquiera se detiene a apreciarlo con atención.

El museo cuenta con una extensión de 24.000 m2 de superficie, de los cuales 11.000 m2 están destinados a espacio expositivo. Debido a su gran tamaño, fue imposible visitar todas las exposiciones, pero tuvimos la oportunidad de explorar dos de las salas con exposiciones permanentes. La primera de ellas, y la que más llamó mi atención, es la exposición alberga la obra “La materia del tiempo”, del artista estadounidense Richard Serra, especializado en minimalismo.

Richard Serra tardó 11 años en finalizar la construcción de su obra (1994-2005) que incluye una fascinante colección de 8 esculturas de tamaño muy grande y hechas de acero patinable. La obra está diseñada con el objetivo de que los espectadores de la misma tengan la oportunidad de interactuar con ella con el fin de “engañar” la percepción de sus sentidos. Las piezas están dispuestas en diferentes direcciones, ángulos e inclinaciones, los crean ilusiones sensoriales que dejan a cualquiera boquiabierto. El “engaño” comienza desde la percepción visual, ya que el color y la textura de las piezas parecieran ser madera cuando en realidad son acero. La experiencia continúa con una serie de pasillos y espirales los cuales parecen ser muy angostos por afuera, pero son muy amplios por dentro y viceversa. Otro ejemplo de “engaño” es que unas piezas parecen ser muy grandes por fuera, pero al caminar dentro de ellas y verlas desde su interior es posible darse cuenta que en realidad son muy pequeñas.

Aquella experiencia me hizo detenerme a reflexionar sobre la forma en la que doy por sentada las cosas que perciben mis sentidos, sin detenerme a pensar en la veracidad que estas impresiones pudiesen tener, y sin reconocer la facilidad con la que la mente humana puede ser engañada.

Una historia de dos culturas

Ajok Deng is currently a junior at St. Lawrence University.She is a double major in Spanish and Global Studies, and she is interested in discovering the world through her dual specialty. This past semester (Spring 2017), she was granted the opportunity to study abroad with six other students. She initially applied for the Spain Program with the hopes of improving her communication skills, but during this experience she has gained so much more! The following blog post introduces Mérida, a contemporary city in Extremadura built over the remains of another.

Mérida es una ciudad de gran importancia para España. Además, es la capital de la comunidad autónoma de Extremadura y fue fundada como una colonia romana. Todavía la cuidad conserva restos arquitectónicos de la existencia y ocupación de los romanos. Estos han sido incorporados en la ciudad actual y explican su encanto a los visitantes. Lo que me interesa más es como ambas influencias sobreviven, haciendo converger una ciudad externa y otra subterránea.

Hoy día, algunas zonas de la cuidad viven literalmente sobre las ruinas de lo que fue la ciudad romana y con cada reconstrucción de los edificios se encuentran más evidencias históricas. Por tanto, no es tan fácil dibujar una línea para separar las culturas porque una existe condicionada e influida por la otra. Tampoco, se puede ocultar un pasado que sale a la superficie cada vez que se realiza una construcción.

Alguien podría confundirse y creer que está en Roma cuando visita Mérida–sus ojos juegan con la percepción. Las peculiaridades de la composición arqueológica de la ciudad se trasladan a la gente no sólo por influencia de países europeos importantes, sino también a través de una mezcla distinta de culturas y experiencias autóctonas, que la imaginación puede evocar al conocer su historia. Si uno imagina, se puede transportar de nuevo al año 25 a. C. Esta fecha es importante porque, una vez más, el Conjunto Arqueológico de Mérida, ubicado en Extremadura, España, tiene sus orígenes en este año, cuando Augusto completó la conquista del norte de Hispania y fundó la Colonia de Augusta Emérita. La ciudad fue creada como un modelo idealizado de Roma y fue la capital de Lusitania, la provincia más occidental del Imperio Romano. Los restos bien conservados de la ciudad vieja incluyen, en particular, un anfiteatro, un teatro y varios templos que exploramos con nuestra guía bien informada. Con ella viajamos a lo largo del tiempo. Nuestra guía me ayudó entender la relación entre el paisaje y la cultura. El cambio en la organización de la ciudad representa cómo los hombres y las mujeres construyen la vida a través del tiempo y entre culturas. El tratamiento del espacio en Mérida explora hasta qué punto este concepto sirve para reflejar el cambio en el proceso geográfico por un traspaso de poder de una cultura a otra. Es importante pensar en el espacio de esta manera, especialmente hoy en día donde las redes internacionales nos envuelven.

Es difícil encontrar una ciudad donde las influencias coexisten de esta manera. Esta excursión tiene mucho que ver con la cultura española porque nos recuerda que la historia no se aparece repentinamente. A menudo lleva años y siglos para configurarse y mostrar de nuevo su pasado para los habitantes y viajeros actuales.

Salamanca: una noche con mi madre anfitriona

Gabrielle Smith is an International Economics-Spanish major from Brooklyn, NY. She is currently spending her junior spring studying abroad in the SLU Madrid program. At the beginning of this semester, Gabrielle spent three weeks in Salamanca, Spain, with a host family. As the end of the program nears, Gabrielle reflects on her time with this family and an activity she did with her Salamancan host mother.

Como el fin de mi cuatrimestre aquí en España viene rápido, quiero reflejar sobre mi tiempo al comienzo de mi viaje. Para las primeras cuatro semanas del cuatrimestre, mis compañeras semestrales y yo nos quedamos en Salamanca. Para las últimas tres de estas, pasamos nuestro tiempo en pueblos cerca de la ciudad.

La noche antes de salir de Salamanca, mi madre anfitriona y yo asistimos una tertulia para chicas. Mi mama me invitó después de notar que mi español estaba mejorando, y quería demostrarme otro aspecto de su vida. Sinceramente, yo no sabía que esperar. Yo sabía que habría amigas y conocidas de mi madre y que el tema de la tertulia mensual era “Enfermedad y Familia.” Conocimiento previo me ha enseñado que tertulias son importantes a la cultura española. Sin embargo, a pesar que no sabía mucho, todavía  esperaba tener un tiempo divertido.

Esta tertulia fue conducida por un hombre peculiar llamado Ignacio Alberca, quien es un hematólogo y profesor de la Universidad de Salamanca. Honestamente, no me gusto la información que presento. El profesor discutió los efectos de la enfermedad en una familia usando evidencia como las diferencias supuestamente naturales de comportamiento y emoción entre las mujeres y los hombres, destacando los “fallos” de las mujeres. Aunque pensé que la mayoría de su información era basura, aprendí un poco sobre como las enfermedades en la familia dependen en el tipo de enfermedad (mental o físico) y como se relacionan los miembros de la familia.

Sin embargo, la noche se mejoró. Después de la tertulia cenamos. Durante este tiempo, pude ver y entender la razón para esta reunión. Me di cuenta que tertulias son más que un intercambio de ideas e información. Los españoles usan este tiempo para socializar y crear comunidad. Muchas de las mujeres usaron este tiempo para volver a conectar con sus amigas. Se convirtió en un evento animado con muchas risas, vino, sonrisas, y más vino.

Este evento me permitió entender y disfrutar una costumbre importante de los españoles. Las tertulias son una manera de crear comunidad y espacio para compartir ideas. Las mujeres en esta tertulia plantearon preguntas y esperaron conocimientos e ideas. El ambiente era uno de curiosidad y felicidad debido a la reunión de amigas. Me encantó la tertulia y la cena porque, aunque no me gusto el tema, aproveche la oportunidad de participar en una nueva costumbre cultural (y por supuesto, de practicar mi español con otras personas).

León: Museo Gaudí Casa Botines

Erika Hiple is a junior from New Jersey, who is pursuing her passion for Spanish language and culture by majoring in Estudios Hispánicos and spending the 2017-2018 academic year participating in St. Lawrence’s Madrid program. Additionally, she is working towards completing a minor in Global Studies. This year, she has enjoyed learning about and experiencing daily life in Spain by living with a host family and carrying out an internship with Fundación Mujeres. During the group’s excursion to the north of Spain, the students went to León where they visited the Casa Botines, an impressive building designed by Gaudí.

Para la última excursión este año, fuimos al norte de España donde visitamos Bilbao, Cantabria, Los Picos de Europa y León. Fuimos a muchos sitios en estas partes, los cuales estuvieron llenos de la cultura española. Una actividad que teníamos en León fue una visita guiada, en la que fuimos andando por la ciudad bella para ver la arquitectura, saber de su propia historia y sus influencias históricas en el pasado del país y experimentar otra cultura española. Un plato fuerte de nuestra visita guiada de León fue la visita al Museo Gaudí Casa Botines, una obra de arquitectura modernista diseñada por Antoni Gaudí y fundada por unos soldados romanos. La Casa Botines fue construida durante un periodo de diez meses, y se empezó la construcción durante el año 1992. En 1893, se terminó. Algunas características del edificio me recordaron de un castillo, particularmente los distintos detalles nítidos de la forma del tejado y de las ventanas. Sobre la puerta principal hay otra característica curiosa de diseño, la estatua de San Jorge, el Patrono de Cataluña.

Hace muchos años, el edificio solo era la propiedad de un banco, pero el público tenía tanto interés en ello que, este año, se ha abierto como museo. Sin embargo, hoy en día, la Casa es un museo, pero al día de hoy, solo lleva un mes como museo. Hace pocos meses, yo fui a Barcelona y Valencia para conocer otras ciudades de España, y nuestra estancia en León me recordó de algunos sitios ambos de Barcelona y Valencia, principalmente por las vistas magníficas, abundantes en historia y cultura que cuentan el pasado y el presente de España. Además de Casa Botines de Gaudí, hay otras obras preciosas de arquitectura muy impresionante en España, como la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona. Vale la pena de hacer un viaje a León para visitar todas las maravillas de esta ciudad íntima con su ambiente tranquilo y relajante.

Los Picos de Europa: Fuente Dé

Emily Summersby is a Spanish and Government double-major from Melrose, MA. She is in Madrid, Spain, as a part of the year-long program. Here, Emily shares her impressions of Fuente Dé in Los Picos de Europa as part of the last excursion of the year.

Cada cuatrimestre tenemos varias excursiones a distintas partes de España. Nuestra última excursión este año fue al norte de España. Fuimos a Bilbao, Santander, Santillana de Mar, Fuente Dé y los Picos de Europa, y León. Mi parte favorito fue los Picos de Europa. Llegamos a Fuente Dé, una de las montañas en los Picos, sobre las 10:30. Desafortunadamente debido al fuerte viento, el teleférico fue cerrado hasta que el viento se parara. Esperamos durante una hora cuando decidimos ir al próximo sitio en nuestro itinerario. Justo cuando subimos en autobús, el teleférico se abrió de nuevo. Si nos hubiéramos salido un poco antes no habríamos tenido esta oportunidad. Aunque el viento había parado por el momento todos estábamos un poco preocupados de que si llegamos a la cima que no podríamos bajar. El teleférico tomó cinco minutos y nos trajo a una altitud de 1,834 metros.

La vista desde arriba era increíble. Podría ver muchísimas montañas. Era impresionante. Había un mirador donde se podría calentar, porque aunque hacía calor en Madrid en el norte, en las montañas hacía mucho frío. También había caminos que se podrían tomar para subir más arriba en la montaña. Yo caminé un poco pero mientras que estábamos en la cima de la montaña el tiempo cambió y se puso muy nebuloso y comenzó a nevar. Era una locura pensar que fue el fin de abril y estaba nevando. Después de un rato, bajamos por la montaña, mientras que el teleférico estaba todavía abierto antes de que el tiempo empeorara.

Esto era una de las excursiones que tenía más ganas de hacer de todo el año, así que me alegró de que el tiempo nos dejara ir a la cima. En Madrid no hay mucha naturaleza además de unos parques como Retiro, por lo tanto era agradable estar fuera de la ciudad durante unos días y respirar aire fresco. Yo recomiendo ir a Fuente Dé, si puedes, para ver una de las vistas más impresionantes del mundo.